Enfoque y metodología en consultoría

FUENTES DE ABASTECIMIENTO

Cuando se trate de obras nuevas se hará un estudio de las distintas fuentes aprovechables (superficiales y subterráneas). Se enumeren, situaran y describirán por orden de importancia todas las fuentes que se estimen utilizables teniendo en cuenta el caudal, grado de forestación, protección de la hoya, distancia al centro del poblado, altura de bombeo, facilidades de acceso, construcción. En todos los casos las fuentes recomendables deberán suministrar en cualquier época del año, un caudal total mínimo igual 2 veces el consumo medio diario.

A. FUENTES SUPERFICIALES

Se incluirán:

v     Inspecciones sanitarias, aguas arriba y aguas abajo hasta donde considere conveniente, del posible sitio de captación.

v     Determinación de caudales mediante 2 aforos como mínimo (en épocas criticas) y correlacionarlos con datos hidrológicos existentes.

v     Utilización actual y factura de las aguas. Secciones transversales del curso, características del terreno en el sitio de captación y niveles mínimo, medio y máximo de la fuente a utilizar.

v     Análisis físico-químicos y bacteriológicos de muestras representativas (2 como mínimo). Se debe informar sobre necesidades de reforestación, saneamiento y protección de la hoya, sugiriendo las acciones necesarias para tal fin.

v     Información de la longitud de la conducción, cota de la fuente, servidumbres, accesibilidad, disponibilidad de energía eléctrica, …

B. FUENTES SUBTERÁNEAS

La posibilidad de aprovechamiento de las aguas se determinaran con preferencia mediante sondeos geoelectricos, información de pozos en servicio en la zona y ejecución de pozos de prueba. La cantidad se verifica mediante aforos realizados por cualquiera de los métodos técnicamente aceptables para aguas subterráneas. En todos los casos se deberá garantizar en cualquier época del año un caudal mínimo igual a 3 veces el consumo medio diario.

v     Deberán suministrarse datos que permitan apreciar la recarga del acuífero.

v     Los pozos se ubicaran evitando lugares inundables y siguiendo las normas respecto a fuentes de contaminación.

 A manera  de guía se indicaran las distancias mínimas y otras recomendaciones sobre posibles fuentes de contaminación así:

 Fosas secas, pozos negros, campos de infiltración, líneas de alcantarillados y tanques sépticos (los pozos se ubicaran a 50.00 metros mínimo de estas fuentes).

 La protección contra aguas lluvias se hará por medio de cunetas o de diques de tierra.

 La protección contra la infiltración se hará mediante sello sanitario en concreto hasta una profundidad de 3 metros.

 Para la protección contra contaminación directa se instalara una tapa sanitaria adecuada.

v     La calidad del agua se determinara con análisis físico-químicos y bacteriológicos de muestras representativas, tomadas en diferentes épocas del año.

v     Información sobre la longitud de la conducción, cota del pozo, nivel estático, servidumbre, accesibilidad, disponibilidad de energía eléctrica, …

v     En todos los casos de perforación sea el pozo utilizable o no, deberá presentarse el perfil geológico, con una descripción adecuada de la ubicación.

 C. MANATIALES 

Cuando se estudie la utilización de manantiales deberán tenerse en cuenta los factores sanitarios, de caudal, calidad y ubicación, en la misma forma que se recomienda para los pozos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *